NO A LA ADICCIÓN TELEFÓNICA

Si bien la tecnología y las redes sociales representan una forma maravillosa de mantenernos conectados, nuevas investigaciones han demostrado que cuanto más tiempo pasamos en las redes nos sentimos menos satisfechos socialmente y a medida que nos damos de alta en más plataformas más estrés sufrimos. Además de descubrir que los jóvenes son especialmente susceptibles al desequilibrio en la química del cerebro, provocando un aumento de la somnolencia, la ansiedad y la depresión.

“Los ciclos de retroalimentación impulsados por la dopamina a corto plazo que hemos creado dando like están destruyendo la forma en que funciona la sociedad” afirma el ex vicepresidente de Facebook.

La buena noticia es que la adicción es reversible y que la propia industria está respondiendo con ofertas consientes.

Forest es una app que te cambia minutos desconectados por árboles virtuales, arboles virtuales por monedas y monedas por arboles reales.

Una buena forma de mejorar la adicción y aumentar la productividad, ¿no?

Sin comentarios

Publicar un comentario